martes, 28 de febrero de 2017

Amor...

Hola, amor. Antes de nada,
mis besos te esperan tras la ventana
para acariciarte,
van envueltos de brisa
de la que se escapa de esta breve carta
rodeada de mar.
Y tú me dirás
que los presentías,
que hacía días que los esperabas,
y sabrás que te quiero,
que te quiero tanto
que no puedo más.
Y este folio cómplice contiene el suspiro
que acabo de dar (que también adivinas),
porque se estremecen
hasta las cortinas de tu viejo hogar.
Porque amar es eso:
sentirnos cercanos
aun estando lejos,
sentir el refugio de la complicidad.

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada