lunes, 17 de septiembre de 2018

Inteligencia...

No le tengo miedo al rayo,
ni al furor de las tormentas,
ni a los embates del mar,
ni a los temblores de tierra,
ni temo a los huracanes
que arrasan islas enteras,
ni a la muerte si llamara
en este instante a mi puerta,
porque admiro el universo
y amo la naturaleza.
Temo más a los humanos
que destruyen lo que besan,
los que prometen mentiras
y se alimentan con ellas,
temo a todos esos hombres
que hacen uso de la fuerza
y van derramando sangre
de tantas mujeres muertas;
y temo al politicastro
que mata la inteligencia.
.


domingo, 9 de septiembre de 2018

Mariposas...

Bajo la luna ingrávida del cielo,
confeccioné estos versos, vida mía,
rememorando el vértigo y el vuelo
de tu voz que vibraba en lejanía. 
.
Observé el infinito y el revuelo
volátil de las aves, su armonía,
y, mientras me implicaba en ese anhelo,
la aurora, extravagante, se encendía.
.
Te avisté en ese instante por el monte
que enfocaba de verde el horizonte
envuelto por un vals de mariposas.
.
Los besos, descarados, se arriesgaron,
y, al borde de tus labios, resbalaron,
como el rocío, amor, sobre las rosas.
.


martes, 4 de septiembre de 2018

Lo que piensa la Gioconda mientras posa... (Espinelas)


Ay, Leo, me vuelve loca
tu ímpetu inquisitivo,
ese deseo lascivo
de escudriñarme la boca.
Que sepas que me provoca
esa mirada insistente,
esos ojos, ese ardiente
afán de hacerme divina,
de tu férrea disciplina
por pintarme sugerente.
.
Ay, Leo, si tú supieras
cómo agitas mis sentidos,
cómo cantan mis latidos,
cómo el aire degeneras.
Ay, Leo, si lo supieras…
Si supieras que te quiero
y que siempre desespero
mientras culminas mi esbozo;
si supieras de mi gozo
por tenerte, y que me muero…
.
Ay, Leo, ya sé que buscas
solamente mi sonrisa,
lo sé porque se te agrisa
la tuya cuando te ofuscas.
Hela, pues (ya sean bruscas
tus formas para tenerla).
Para ti, ya puedes verla
con el enigma buscado;
tengo al amor engañado
tan solo por poseerla.
.

sábado, 1 de septiembre de 2018

Crepúsculo...



Me acompaña la música de jazz
en este atardecer como de alpaca;
el sol desvaneciéndose en la hamaca
y el libro pervirtiéndome, locuaz.
.
Pletórica de letras y capaz
de no desfallecer con la resaca,
un cielo variopinto se destaca
incendiando el crepúsculo, voraz.
.
El día languidece, impenitente,
como el dulce gemido de la ola
con su lento vaivén iridiscente.
.
Una diosa galáctica se inmola
y germina un preludio intermitente
de esta tierra de luz y caracola.*
.
*El último verso pertenece a un poema de Carilda Oliver Labra, en su honor.

jueves, 30 de agosto de 2018

Tictac...



Me sorprendo a mí misma, todavía,
gozando de una eterna vacación;
me asombra y se me enreda la razón
al sentir tan ansiada autonomía.
.
Con el amanecer del nuevo día,
se inunda mi cerebro de emoción;
y, sabiendo que me ampara una pensión,
solo puedo aplaudir la melodía
.
que este mundo me quiso regalar.
Aprovecho las horas con usura,
con una complacencia exagerada,
.
sintiendo la vorágine del mar,
de la lluvia, del viento… y la ternura
al sentir su tictac, de madrugada .
.


martes, 28 de agosto de 2018

Vuelo, vuelo y vuelo...

No concibo al viento susurrando balas,
ni tampoco al mar producir hastío,
ni concibo amarte sin besar tus alas
.
que palpitan libres remontando el río.
Con mis dedos trémulos y tu amor profano
se condensa el aire de carnal rocío.
.
Me fulmina el éxtasis, ese instante arcano
que me eleva al cielo de tu piel violeta
donde habita el reino del ardor mundano.
.
Vuelo, vuelo y vuelo junto a ti, poeta,
entregada al fuego que tu amor me inspira,
que tu verso entona con su voz secreta.
.
Al llegar el alba, el ave suspira
musitando el canto del amanecer.
Se despide el sueño, el placer delira
esperando el vértigo de volverte a ver.
.