domingo, 24 de septiembre de 2017

Silencio...

En el atardecer de este domingo,
cuando el sol se despide hasta mañana
y la luz vuela impúdica y profana,
al silencio, entre sombras, lo distingo.
.
Se vuelve seductor, señoritingo;
de consistencia etérea y mundana,
se ofrece a conducirme hasta el nirvana
provocándome, eufórico, un respingo.
.
Envuelta por el cálido ayudante,
los tercetos emanan con soltura,
y el primero florece fulminante.
.
Con el segundo siento la locura
de enardecer el fuego del instante,
y lo dejo enredarse en su aventura.

.

viernes, 22 de septiembre de 2017

La duda...

Cuando digo que digo lo que digo,
no lo digo al tuntún, ni por decir,
lo digo porque dudo de la duda
que, dudosa, trajina en mi magín.
La duda se atraganta de más dudas,
y, todas, a su vez, dudan de mí,
y yo sigo dudando, impenitente,
enredada en la duda de raíz.
El pensamiento gira ineficaz
buscando la razón de su existir,
desbrozando la duda de su duda,
rastreando y cazando... el leitmotiv. 
Y, con tanto estupor dubitativo,
mi cerebro parece un polvorín
a punto de estallar de tanto enredo.
Mas, con todo y con eso, soy feliz,
porque siento y padezco y me enamoro,
y vivo en mi burbuja de organdí.
Me otorgo el beneficio de la duda,
y me lanzo a sentir, sentir, sentir.
.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Me enfurece...


Me enfurece a rabiar la estupidez
del cretino que farda de importancia,
que alardea tildándose de juez
sin captar su patética ignorancia.
.
Me enfurece el afán del prepotente,
que presume de ser mejor que Dios,
y que abusa del miedo de la gente
soslayando los contras y los pros.
.
Me enfurece el cerebro del violento
(atestado de miedos escondidos),
que disfruta, insaciable, del tormento
ejercido sin pálpitos prohibidos.
.
Me enfurece lo obtuso, lo vulgar,
lo que no me alimenta al caminar.
.


sábado, 16 de septiembre de 2017

Inteligencia...


No le tengo miedo al rayo,
ni al furor de las tormentas,
ni a los embates del mar,
ni a los temblores de tierra,
ni temo a los huracanes
que arrasan islas enteras,
ni a la muerte si llamara
en este instante a mi puerta,
porque admiro el universo
y amo la naturaleza.
Temo más a los humanos
que destruyen lo que besan,
los que prometen mentiras
y se alimentan con ellas,
temo a todos esos hombres
que hacen uso de la fuerza
y van derramando sangre
de tantas mujeres muertas;
y temo al politicastro
que mata la inteligencia.
.

Despertar...

¡Venga, una inyección de entusiasmo!
.
Me estremece la luz que se evapora
como un preludio cósmico festivo,     
y, al contemplarla, escribo lo que escribo
consciente del milagro de la aurora.
.
Me estremece saberla coautora
del estallido eléctrico, lascivo;
e insisto en escribir, con más motivo,
por tanta exaltación perturbadora.
.
Despertar y sentir tras la ventana
el estrépito astral de un nuevo día,
sobrecoge mi pálpito vital.
.
Es el vértigo añil de la mañana
y el asombro interior que ya latía
con el brío de un fuerte vendaval.
.
.


sábado, 9 de septiembre de 2017

Mi humildísimo poema a favor de la lucha contra el cáncer. Tócate o te toca : detención precoz.

Latido
.
Un mundillo inquietante merodea
infiltrado en los poros de tu piel,
a la espera del ávido tropel
que invada, silencioso, la marea. 
.
Y una voz preventiva rumorea,
con alegre y airoso cascabel,
que es muy fácil aislarlo de la miel
controlando al reptil que la rodea.
.
Percibe entre tus senos el latido
que palpas con las yemas de los dedos
y ahuyentarás la sombra del tumor.
.
Y, si sientes un pálpito dormido,
olvida las metástasis y miedos,
que el tiempo juega siempre a tu favor.
.