lunes, 11 de diciembre de 2017

Si supieras...


Si supieras, amor, que, con el tiempo,
lo que brota dorado,
se convierte en un árbol turbador
sin apenas regarlo.
.
Si supieras, amor, que la inquietud
se pierde en tu regazo
y todo lo desarma la sonrisa;
¿será de amarnos tanto…?
.
Si supieras, amor, y tú lo sabes,
que no importan los años
cuando vibra en el aire la dulzura
junto al verbo: “te amo”.
.
Porque el amor no entiende de eufemismos
ni de oscuros milagros,
es tan sabio, querido, que te atrapa
y te envuelve en su canto.
.

viernes, 8 de diciembre de 2017

Agonía (décimas)

El aire se me atraganta
y siento como un vahído,
como un yugo, un alarido,
un cristal en la garganta.
¿Será tal vez que me espanta
este silencio estridente?
¿O tal vez será mi mente
que no capta la razón
de este ahogo, esta opresión
que ruge y mata silente?
.
Quiero gritar y me muerdo
al no encontrarme la voz;
me espera un destino  atroz
encerrada como un cerdo.
Y me viene aquel recuerdo,
de entonces, cuando escribía.
Pero el horror me extravía,
y un estertor anhelante
me sacude sibilante
confirmando la agonía.

.

martes, 5 de diciembre de 2017

Libertad (tercetos encadenados)

Cuando escribo me crezco al sentirme más libre,
atravieso este folio, que tecleo impaciente,
y me dejo llevar esperando que vibre.
.
Cuando escribo libero la emoción subyacente,
la que flota por dentro, la que embarga mis días,
la que silba, intuitiva, que me vuelva insolente,
.
la que supo al instante de un sinfín de utopías,
que cerraban las puertas a mi karma vital,
la que late en los versos sin estorbos ni guías,
.
la que endulza mi vida con su efecto sensual.
Pues no hay nada tan grande como ver las estrellas
sin que un lobo lo impida, sin que sangre un rosal.
.
Contemplar el sendero que recalan tus huellas
y seguir el destino apartando las balas;
libertad lo llamamos, libertad que atropellas
si te cierras al mundo regalando tus alas

.

sábado, 2 de diciembre de 2017

Dos octavas reales un tanto descabelladas.. En clave de humor...

¿Acaso yo pedí venir al mundo?
Y, si no lo pedí, ¿qué culpa tengo
en confundir el mal como confundo
el color carmesí y el gris marengo?
Y con este alegato tan rotundo,
me reafirmo en la tesis que mantengo:
la culpa será siempre del amor
que procrea y procrea sin pudor.
.
Y, dado que la culpa nunca es mía,
desconozco el pecado y la indecencia
de escribir y escribir sin maestría,
porque no temo al vulgo ni a la audiencia,
porque dejo a su arbitrio mi miopía,
porque el verbo me otorga su indulgencia.
Repican repicantes las campanas
en pro de estas octavas casquivanas.

martes, 28 de noviembre de 2017

Vida y muerte (romance)

La muerte no me impresiona
a pesar de su prestigio
o de su oscura leyenda.
Siempre caminó conmigo
al mismo ritmo que yo,
siempre soportó mis guiños,
siempre mis esquizofrenias
que azuzaban el peligro,
siempre mis bravuconadas,
a sabiendas de que vivo
al margen de sus propósitos
y que asumo el recorrido
hasta su tramo final.
La vida es un bien efímero,
y es con esa condición
que emprendemos el camino;
porque lo que nace muere
y vuela del paraíso;
y no hay dios ni ley ni ciencia
que contradiga lo escrito;
tan real como la lluvia
que va formando los ríos
dirigiéndose a la mar,
concluyendo así su ciclo.

.

domingo, 26 de noviembre de 2017

Un poemilla satírico, sin más.

El talento se tiene o no se tiene,
pero hay mucho pardillo que lo ignora
y le da por rumiar que una señora
con el rango de musa lo condene
.
mostrando su desdén por el que viene
de Chile, de Bolivia o de Zamora.
Incapaz de asumirlo, llora y llora
pomposo, sin que nada lo serene.
.
La crítica la tilda de abusiva,
y achaca sus errores al vecino
que veta su destreza creativa.
.
Es el típico fatuo cuyo trino
adolece de luz y perspectiva
y se crece en su círculo anodino.

.