domingo, 19 de febrero de 2017

Pintar...


Escoger entre gris, azul cobalto,
amarillo, violeta o color siena,
es arduo, si resulta que la escena
la estás imaginando en el asfalto.
.
La luz la determina el sobresalto
con la alborada, el sol, la luna llena,
el mar estremeciéndose en la arena,
o un cielo extravagante allá en lo alto.
.
La pincelada llega con el fuego
que brota irreverente de las tripas
con esa desazón que ya anticipas,
.
y que surge de golpe, en comunión
con la emoción exacta de locura
que contiene tu amor por la pintura.
.


miércoles, 8 de febrero de 2017

La escalada (soneto erótico)

La lengua va danzando pizpireta
por las curvas desnudas de su piel,
y se adentra procaz en el vergel,
estimulante, cálida, coqueta...,
.
se paraliza cómplice, indiscreta,
alrededor del bello capitel
(garante surtidor de rica miel),
propiciando un chispazo ultravioleta.
.
Los labios, palpitantes de emoción,
ven crecer y crecer con poderío
la admirable columna sonrosada,
.
y la cubren de besos y atención,
supervisando el éxtasis tardío
en pro de una erupción sintonizada;
.
y una sabia escalada
desencadena el coito magistral,
elevando a los cielos la moral.

.

domingo, 5 de febrero de 2017

Catorce versos nada más...

La pluma se estremece con el vuelo
de un preludio de voces, turbador;
se desliza el soneto, seductor,
agitando al poeta en su desvelo.
.
La melodía brota y, en el cielo,
se escucha el despertar del trovador,
que llora palpitando de estupor
al expirar de súbito su duelo.
.
Son catorce, catorce nada más,
catorce son los versos delirantes
que enamoran al mismo satanás;
.
porque surgen de fuentes diletantes:
de Góngora y Quevedo, y, además,
Garcilaso, Boscán, Lope, Cervantes...

.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Cuarenta y dos puñaladas...

Señoría, solo fueron
cuarenta y dos puñaladas
antes de determinar
tirarla por la ventana.
La mató porque era suya,
y en aras de esa proclama,
se creyó dueño, señor,
verdugo, rey, oligarca,
inquisidor, adalid
y mandamás de su casa.
Hágase cargo el fiscal,
que la mujer, timorata,
no paraba de leer,
de escribir versos al alba,
danzar, salir, opinar,
dejar que el mar la hechizara...
Y entenderá que el esposo,
al carecer de las armas
que impugnaran ese arbitrio,
pues, decidiera matarla.

.

domingo, 29 de enero de 2017

No soy y, sin embargo…


No soy y, sin embargo, podría ser abuela,
una abuela exigente, de las que están en vela
.
las veinticuatro horas pendiente de los nietos;
alegrando las penas de sus ojos inquietos

y alentando intereses  por juegos y lecturas.
Sería una abuelita en busca de aventuras,
.
por museos y plazas, rincones y jardines,
recorriendo incansable los teatros y cines,
.
inculcándoles arte y ensanchando su mente.
Querría compensarles su miedo adolescente
.
con música, pinturas,  historias y canciones
que aumentaran su ingenio, cultura y emociones.
.
Estarían presentes el humor y la risa
en el gris laberinto de supuestos dragones.
Y, en el alma, la mar con su mágica brisa.

.

sábado, 28 de enero de 2017

Tal vez esté en el cielo...

Aquello fue bastante embarazoso;
la luna se excusó, ¡y el mismo Dios!
Ocurrió que, al nacer, nacimos dos,
y, desde entonces, creo en lo asombroso.
.
Anduve por el margen licencioso,
sin controlar los contras y los pros,
soslayando ademanes rococós
de amanerado tufo escrupuloso.
.
Y a veces, muchas veces, me pregunto
si existiré en un mundo paralelo,
y lo que soy tan solo lo barrunto.
.
Lo cierto es que escribiendo vuelo y vuelo;
y leyendo, pintando…Amar y punto.
Tal vez y, sin saberlo, esté en el cielo.

.