viernes, 21 de julio de 2017

El violín (sonatina)

Cae sobre el asfalto una urdimbre de plata,
una lluvia fulgente con destello escarlata
que refleja su vuelo a la luz de un farol.
Una niña la observa, como observa a las flores
-que lozanas despiden aromosos vapores-,
y al pequeño gatito y al feliz caracol.
.
Se estremecen los charcos con el baile de gotas,
y al runrún de un suspiro, un sinfín de gaviotas
exultantes acuden a un posible festín.
La pequeña que suele asombrarse de todo,
se percata del aire y del sol y del modo
en que brotan las notas de un pequeño violín.
.
Se aproxima a su encuentro, y descubre al anciano
que, a pesar de la lluvia, va meciendo su mano
al compás de la música que su mente creó.
Esta niña sensible se emociona al oírlo,
y se acerca al instante, pues quisiera aplaudirlo,
mas no pudo por menos que sentir lo que vio:
.
tiritaba de frío, y un ligero calambre
sacudía el silencio que gritaba del hambre,
y acudió presurosa para verlo comer.
Se acercó conmovida a su lado, en el banco,
y le dijo al oído que una estrella de blanco,
encontraba en su música un inmenso placer.
.
Y se hicieron amigos y, al salir del colegio,
casi todos los días escuchaba el arpegio
que el anciano tocaba al oírla llegar.
Cada vez que llegaba la gentil heroína,
se sacaba el anciano una incómoda espina,
y soñaba tan solo con volar y volar.

.

martes, 18 de julio de 2017

El grito de Lorca...


Me llevan a matar, como a los cerdos,
a una zanja excavada en el camino.
Me van a fusilar porque el destino
cedió ante el paroxismo de los lerdos.
.
Invaden mi cerebro los recuerdos
que nublan sin escrúpulos el sino
de este aberrante crimen clandestino
larvado en los delirios de los cuerdos.
.
Se estremece el reloj de la memoria
durante el recorrido hacia la nada,
y mi deseo impúdico es llorar.
.
El verso que engendró mi trayectoria
será la voz, la voz autorizada
del grito que no acaba de gritar.
.


lunes, 17 de julio de 2017

Latido...


Se estremece el latido entre acordes y cantos,
aguardando la nota que engalane su vuelo;
vibra el gong de la fiesta, y eclosiona el anhelo
por danzar en las plazas esquivando quebrantos.
.
Se estremece el latido saturado de encantos
al cubrirlo la noche de un fugaz desconsuelo,
mas se asoma la aurora por los bordes del cielo
retornando la música y alejando los llantos.
.
Se marcharon al alba, junto al sol y la luna,
confundiendo la noche con las luces del día,
y quedó palpitante, en el aire, un poema.
.
Se cubrieron las calles de una lluvia oportuna
que envolvieron de encaje la sutil melodía
y erizaron mi piel de cadencia suprema.
.


viernes, 14 de julio de 2017

Letras y música...

Antes de escribir un verso,
tengo la sana costumbre
de que la música alumbre
mi entendimiento disperso.
Vuelo, pues, al universo
para volar por el folio,
y hago mío el monopolio
del arsenal musical,
sin más ley ni más moral
que recurriendo a su expolio.
.
De ese modo, lo que escribo
muestra un mayor condimento,
y tiene más movimiento
con tan sonoro incentivo.
Y, mientras tanto, yo vivo
con los sentidos alerta,
aprovechando la oferta
que un arpegio me concede,
pues sé bien que el arte puede
mantener mi mente abierta.

.

lunes, 10 de julio de 2017

El ascensor...

Entrar en el erótico ascensor,
agita mi apetito narcisista,
me miro en el espejo modernista,
y río ante el silencio atronador.
.
La foto, al natural; cualquier error
lo borra de un plumazo algún purista,
mas tengo la virtud del optimista
que aspira a ver la risa alrededor.
.
Me gusta que la gente se relaje,
que intuya que mis fotos son canciones
lanzadas con irónico mensaje:
.
que el mundo está colmado de emociones,
y debes columbrar el oleaje
que bulle en ese mar de confusiones.

.

miércoles, 5 de julio de 2017

Temor...


¿Qué temo? Solo a mí, y es la verdad.
Soy tan débil, caótica, burguesa,
recóndita,  inocente..., tan Teresa,
que se envuelve mi yo de oscuridad.
.
Solo temo mi propia mismidad,
ya que la vida misma se procesa
como un acorde más de sobremesa,
con su plus liberal de impunidad.
.
Mi temor permanece en lo profundo,
enclavado en un ego improcedente
que quiso subsistir fuera del mundo.
.
Que quiso a ciegas ser, y fue consciente
del oscuro declive vagabundo
y del terco genoma inteligente.

.

viernes, 30 de junio de 2017

Arcoíris...

Soy violeta y naranja y amarillo
y púrpura y azul: multicolor;
soy el dulce arcoíris del amor
que alardeo de orgullo cuando brillo.
.
Soy la mágica esencia de tomillo,
de eneldo, de canela, de licor,
que gira y gira y gira, alrededor,
volando a las almenas de un castillo.
.
Soy la emoción del canto en libertad,
surcando, palpitante, el universo,
la que celebra el júbilo carnal.
.
Soy la voz de esa gran comunidad,
que esgrime, con dulzura, verso a verso,
el derecho al placer homosexual.

.

jueves, 29 de junio de 2017

Escribir y escribir...

Sentir o no sentir o estar sintiendo
un cúmulo incesante de emociones.
Sentir la rebeldía a borbotones,
y amar, seguir amando, disintiendo.
.
Sentir cómo la vida va esgrimiendo,
un día y otro día, sinrazones;
y atragantarse el aire de pasiones
por todo lo que acaba presintiendo.
.
Estremecerme siempre al percibir 
la lluvia almibarada de indecencia
que inunda nuestro acérrimo vivir.
.
Y estremecerme siempre de impotencia;
llorar y rebelarme, y escribir,
escribir y escribir, con suma urgencia.
.

lunes, 26 de junio de 2017

La duda...

La duda atenaza mis sentidos,
sentidos tan propensos a dudar,
a dudar de lo humano, ese chirriar
que ofende y alborota los oídos.
.
La duda prolifera, siembra nidos
(mientras me desoriento frente al mar).
Frente al mar soy estímulo, y soñar
acelera estos versos consentidos.
.
La duda lubrifica el pensamiento
y es, por lo tanto, siempre, una ventaja.
Vulnera a veces, lento, lento, lento,
.
y una ilusión fugaz se resquebraja
con un zarpazo drástico de viento;
todo, pues, se confunde, y todo encaja.

.

viernes, 16 de junio de 2017

Amor entre cerebros...

Volviendo al amor entre cerebros,
al dulce laberinto de esa idea,
se me antoja adorable
el fiel reflejo
del mundo virtual que manejamos.
Si resulta que bullen
los chispazos,
que conecta el teclado con circuitos
cuyas fibras sensibles
se estremecen…
Si crecen, crecen, crecen las alarmas
y el resorte del fuego se dispara…,
si las teclas ríen, bailan o mantienen
un flirteo prolongado…,
se generó el flechazo
en el mundo sensible de las mentes.

.

miércoles, 14 de junio de 2017

En honor de Miguel Hernández...

Esta humilde corona de sonetos va dedicada a uno de mis poetas preferidos: MIGUEL HERNÁNDEZ. 

.......................................

SONETO 0
.
Yo sé que ver y oír a un triste enfada
cuando se viene y va de la alegría
como un mar meridiano a una bahía,
a una región esquiva y desolada.
.
Lo que he sufrido y nada todo es nada
para lo que me queda todavía
que sufrir, el rigor de esta agonía
de andar de este cuchillo a aquella espada.
.
Me callaré, me apartaré si puedo
con mi constante pena, instante, plena,
a donde ni has de oírme ni he de verte.
.
Me voy, me voy, me voy, pero me quedo,
pero me voy, desierto y sin arena:
adiós, amor, adiós, hasta la muerte.
.
Miguel Hernández
.....................................

SONETO 1

Yo sé que ver y oír a un triste enfada
si crea de su duelo fortaleza,
pero el querer no ahuyenta la tristeza
ni induce a la razón a ser violada.
.
Debo enfrentar a solas la estocada
que un día y otro aguarda en la certeza
de estrangular con saña mi entereza
perforando mi esencia ensangrentada.
.
No quiero ser dolor ni la locura
que inste a envenenar el pensamiento,
tan solo soy, seré, simple elegía;
.
como el verso cargado de amargura
que fluctúa al vaivén de un fuerte viento
cuando se viene y va de la alegría.
,
(Por la menda)
................................................



SONETO II
.
Cuando se viene y va de la alegría
y la pena se filtra intermitente,
mejor cohibir el pálpito latente
y ampararse en la gris melancolía.
.
Cuando brota una lágrima sombría
que taladra el umbral del subconsciente,
y todo, todo, todo es recurrente,
el duelo se hace auténtico vigía.
.
Oscilo entre renuncias y deseos
que giran, giran, giran, soñadores,
al albur de una extraña sinfonía.
.
Mas percibo por dentro bisbiseos,
que acuden y se alejan, invasores,
como un mar meridiano a una bahía.
.
(Por la menda)
................................................................

SONETO III
.
Como un mar meridiano a una bahía,
con suaves incursiones y recesos,
así penetra el vértigo en mis huesos,
deslizándose tácito en la umbría.
.
Procuro resistir tu lejanía
tratando de olvidarme de tus besos,
que van difuminándose, inconfesos,
con esta intolerable tiranía.  xxxx
.
Y acepto con quebranto la evidencia     
de ver cómo la niebla se aventura
por recodos del alma atormentada.
.
Y abatida se exilia mi conciencia,
entre encrespadas olas de negrura,
a una región esquiva y desolada.
.
(Por la menda)
.........................................................................

SONETO IV
.
A una región esquiva y desolada,
emigra un corazón estremecido
que nunca quiso ser y nunca ha sido
la víscera que ahora está postrada.
.
Ya nunca su latir, querida amada,
registrará tan íntimo latido,
su palpitar sensible fue al olvido
por una violación desvergonzada.
.
Ya todo es un querer morir muriendo
rendido a toda suerte de balazos
con toda la esperanza estrangulada.
.
Ya todo lo que fue, se nos fue yendo
cercenado en adúlteros pedazos.
Lo que he sufrido y nada todo es nada.
.
(Por la menda)
.....................................................................

SONETO V
.
Lo que he sufrido y nada todo es nada
con estos horizontes tan oscuros,
en ellos solo encuentro negros muros
que ocultan la traidora puñalada.
.
Y, aunque mantenga firme la mirada,
regresarán los pájaros impuros
acribillando el aire de conjuros
que enturbiarán mi sangre acelerada.
.
Pero soporto carros y carretas
por mor de un sentimiento que pervive
y que avala mi cómplice empatía.
.
Demasiado dolor por las cunetas,
intensa pesadumbre se percibe
para lo que me queda todavía.
.
(Por la menda)
.....................................................................

SONETO VI
.
Para lo que me queda todavía
es difícil hallar algún consuelo,
pues tanto es el dolor, tanto es el duelo
por no poder sentirte, amada mía,
.
que temo haber vivido una utopía;
y persigo ese cántico, ese vuelo
que mantuvo mi espíritu en el cielo
induciéndolo a fluir en poesía.
.
Prisionero de un círculo vicioso,
nada me impide ver la desventura
donde el amor, antaño, florecía,
.
y prefiero un deceso doloroso
huyendo del horror de la impostura
que sufrir el rigor de esta agonía.
.
(Por la menda)
..................................................

SONETO VII
.
Que sufrir el rigor de esta agonía
es como un berbiquí torturador
horadando hasta el centro del dolor
un día y otro y otro y otro día.
.
Sobrecoge la voz de la herejía
que impone el despiadado violador
(el código constante del terror)
con su infame traición y alevosía.
.
Un futuro carnívoro me acosa,
cautivo de una bárbara sentencia,
mostrando su temible dentellada;
.
y me pierdo por una nebulosa,
que añade el ultimátum, la advertencia
de andar de este cuchillo a aquella espada.
.
(Por la menda)
...............................................

SONETO VIII
.
De andar de este cuchillo a aquella espada
en este absurdo tramo de mi vida,
me rindo ante la furia genocida
que se expande implacable y despiadada.
.
Recuerdo el resplandor de la alborada
con aquel color púrpura suicida,
y tu luz (en la luz interrumpida)
acudiendo feliz y alborozada.
.
Recuerdo tu figura junto al río
leyendo, ensimismada, algún poema,
y acude, casi en ráfagas, el miedo
.
que se oculta en constante desafío.
Y, aunque estalle en mi espíritu el dilema,
me callaré, me apartaré si puedo.
.
(Por la menda)

.....................................................

SONETO IX
.
Me callaré, me apartaré si puedo
de la dulce caricia de tu voz;
es demasiado lúgubre y feroz
el estertor que silba en el hayedo.
.
Se me condensa el aire y retrocedo
al hiriente marasmo, portavoz
del endiablado fuego que, veloz,
recorre este submundo en que me hospedo.
.
Atempero este cíclico suplicio
derramando unas lágrimas urgentes
bajo una luna cómplice y serena.
.
Y recompongo el hálito y el juicio
para no herir los ánimos presentes
con mi constante pena, instante, plena.
.
(Por la menda)
...................................................

SONETO X
.
Con mi constante pena, instante, plena,
arrastrada a raíz de una porfía,
peleo entre la furia y la miopía
de no ver la razón de esta condena.
.
Resisto todo el odio que almacena
la tan impresentable oligarquía,
y desprecio la altiva hegemonía
que consiente el maltrato y me enajena.
.
Allá donde resida la falacia,
me envolveré en la luz del raciocinio
controlando mi pánico a perderte.
.
Y, si fuera mi sueño tu desgracia,
huiré de tan amargo vaticinio
a donde ni has de oírme ni he de verte.
.
(Por la menda)
.........................................................

SONETO XI
.
A donde ni has de oírme ni he de verte,
marcharé tan contrito y tan distante
que nada hará creer que fui tu amante;
me marcharé, mujer, por protegerte.
.
Pero conjugo el verbo, el de quererte,
a cada hora del día, a cada instante,
sabiendo como sé que es vinculante
el fallo irrevocable de la suerte.
.
Mas siento cómo fluye un torbellino
que me sacude el alma si no estás;
tal es el despropósito, que cedo
.
a ese claro deseo peregrino,
pues no puedo sentirte si te vas;
me voy, me voy, me voy, pero me quedo.
.
(Por la menda)
....................................................................

SONETO XII
.
Me voy, me voy, me voy, pero me quedo,
desaparezco, amor, de este escenario
que pretende ceñirnos el sudario
por ir tan solo en contra de su credo.
.
No quiero ser el mártir ni el remedo
de un estúpido y bárbaro adversario
cuyo poder golpista y arbitrario
nos amenaza firme con el dedo.
.
Ya nada podrá ser si tú no estás;
y estallará un infierno si, al besarme,
se adhiriera tu pálpito a mi vena.
.
Sin ti, sin ti, sin ti, no hay nada más,
y quisiera contigo evaporarme,
pero me voy, desierto y sin arena.
.
(Por la menda)
.........................................................

SONETO XIII
.
Pero me voy, desierto y sin arena,
por la insidia mortal de un homicida,                  
por tanta y tanta lágrima vertida
que brota estrangulándome de pena.
.
Me voy, desaparezco de la escena
dejando el corazón en la partida,
esquilmada la luz, sobreseída
la esencia de la lluvia que me llena.
.
Me voy agonizante y mutilado,
sin fuerza para el lance de este reto
que me anula la acción de complacerte.
.
Me alejo de tus besos, de tu lado,
sin ti, pero contigo, aunque incompleto.
Adiós, amor, adiós, hasta la muerte.
.
(Por la menda)
.........................................................

SONETO XIV
.
Adios, amor, adiós, hasta la muerte;
emprendo en solitario este camino,
emigrando del dulce torbellino
que era oírte reír y estremecerte.
.
Derrotado, indefenso, casi inerte,
me enfrento a los azares de un destino
que quiere verme errante, peregrino,
penando la tortura de perderte.
.
Me escandaliza todo entre las rejas
de esta prisión maldita en que me hallo,
y debo acelerar mi retirada.
.
No quiero, amor, que sufras por mis quejas
ni por tanta ignominia que me callo,
yo sé que ver y oír a un triste enfada.
.

(Por la menda