domingo, 24 de septiembre de 2017

Silencio...

En el atardecer de este domingo,
cuando el sol se despide hasta mañana
y la luz vuela impúdica y profana,
al silencio, entre sombras, lo distingo.
.
Se vuelve seductor, señoritingo;
de consistencia etérea y mundana,
se ofrece a conducirme hasta el nirvana
provocándome, eufórico, un respingo.
.
Envuelta por el cálido ayudante,
los tercetos emanan con soltura,
y el primero florece fulminante.
.
Con el segundo siento la locura
de enardecer el fuego del instante,
y lo dejo enredarse en su aventura.

.

viernes, 22 de septiembre de 2017

La duda...

Cuando digo que digo lo que digo,
no lo digo al tuntún, ni por decir,
lo digo porque dudo de la duda
que, dudosa, trajina en mi magín.
La duda se atraganta de más dudas,
y, todas, a su vez, dudan de mí,
y yo sigo dudando, impenitente,
enredada en la duda de raíz.
El pensamiento gira ineficaz
buscando la razón de su existir,
desbrozando la duda de su duda,
rastreando y cazando... el leitmotiv. 
Y, con tanto estupor dubitativo,
mi cerebro parece un polvorín
a punto de estallar de tanto enredo.
Mas, con todo y con eso, soy feliz,
porque siento y padezco y me enamoro,
y vivo en mi burbuja de organdí.
Me otorgo el beneficio de la duda,
y me lanzo a sentir, sentir, sentir.
.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Me enfurece...


Me enfurece a rabiar la estupidez
del cretino que farda de importancia,
que alardea tildándose de juez
sin captar su patética ignorancia.
.
Me enfurece el afán del prepotente,
que presume de ser mejor que Dios,
y que abusa del miedo de la gente
soslayando los contras y los pros.
.
Me enfurece el cerebro del violento
(atestado de miedos escondidos),
que disfruta, insaciable, del tormento
ejercido sin pálpitos prohibidos.
.
Me enfurece lo obtuso, lo vulgar,
lo que no me alimenta al caminar.
.


sábado, 16 de septiembre de 2017

Inteligencia...


No le tengo miedo al rayo,
ni al furor de las tormentas,
ni a los embates del mar,
ni a los temblores de tierra,
ni temo a los huracanes
que arrasan islas enteras,
ni a la muerte si llamara
en este instante a mi puerta,
porque admiro el universo
y amo la naturaleza.
Temo más a los humanos
que destruyen lo que besan,
los que prometen mentiras
y se alimentan con ellas,
temo a todos esos hombres
que hacen uso de la fuerza
y van derramando sangre
de tantas mujeres muertas;
y temo al politicastro
que mata la inteligencia.
.

Despertar...

¡Venga, una inyección de entusiasmo!
.
Me estremece la luz que se evapora
como un preludio cósmico festivo,     
y, al contemplarla, escribo lo que escribo
consciente del milagro de la aurora.
.
Me estremece saberla coautora
del estallido eléctrico, lascivo;
e insisto en escribir, con más motivo,
por tanta exaltación perturbadora.
.
Despertar y sentir tras la ventana
el estrépito astral de un nuevo día,
sobrecoge mi pálpito vital.
.
Es el vértigo añil de la mañana
y el asombro interior que ya latía
con el brío de un fuerte vendaval.
.
.


sábado, 9 de septiembre de 2017

Mi humildísimo poema a favor de la lucha contra el cáncer. Tócate o te toca : detención precoz.

Latido
.
Un mundillo inquietante merodea
infiltrado en los poros de tu piel,
a la espera del ávido tropel
que invada, silencioso, la marea. 
.
Y una voz preventiva rumorea,
con alegre y airoso cascabel,
que es muy fácil aislarlo de la miel
controlando al reptil que la rodea.
.
Percibe entre tus senos el latido
que palpas con las yemas de los dedos
y ahuyentarás la sombra del tumor.
.
Y, si sientes un pálpito dormido,
olvida las metástasis y miedos,
que el tiempo juega siempre a tu favor.
.

domingo, 3 de septiembre de 2017

Luna...

Blanca de día, azul de madrugada,
la luna es el remanso del poeta
la observa, escribe, llora e interpreta
su cántico en la atmósfera callada.
.
Se oculta y aparece en la alborada
como diosa cercana y alcahueta,
pues los amantes ven en su silueta
el velo de su noche enamorada.
.
Imaginé estos versos para un reto,
sin embargo brotaron sin pensar:
la luna rubricó el primer terceto.
.
El segundo se puede imaginar:
se alteraron las letras del soneto
soñando ser el pálpito lunar.

.

viernes, 1 de septiembre de 2017

Imagino...

Imagino con rubor
el sabor afrodisiaco
que se enredaba en la lengua
y requisaba mis labios.
Imagino al paladar
relamiéndose de facto,
y ese incesante preludio
de sabores y de encantos.
Imagino el sol, el mar,
el calor y el entusiasmo,
y el hormigueo excitante
de estar de gozo pecando.
Y me imagino la luna
bajo la luz del verano.
Y, sobre todo, imagino,
el sueño de aquellos años
en que nada era mentira
y un irresistible helado
envolvía nuestras noches
de crema, nata o arándanos.
,

martes, 29 de agosto de 2017

Mi sueño...

Rodearme de tierra y arbolado,
de un huerto, de animales..., de tal suerte,
que no pueda alterarme si la muerte
susurrara después de consumado.
.
Late dentro de mí, junto al costado,
el deseo tenaz por contenerte
y un vértigo que irrumpe cuando, al verte,
vislumbro que ya todo me fue dado.
.
Tras la verde y febril naturaleza
suspira la nostalgia a cada hora
enredada en tu impúdica belleza.
.
Y mi sueño lo plasmo, desde ahora,
en el último verso; y así reza:
“por los campos y montes mi alma mora”.

.

Dando la nota, jejeje

Cuando tengo el magín alborotado,
se me nublan la vista  y el cerebro,
y no hay nada, ni un mísero requiebro,
que atraiga a las neuronas a mi lado.
.
Así que, de decir, pues nada digo;
y, dado que esta menda es cabezota,
persiste en escribir y en dar la nota,
y, en ese enredo suyo, yo la sigo.
.
Hay que tener bemoles y pasar
de aquello que se arguye más correcto,
mas la menda es así de impertinente
.
y disfruta dando margen al azar
y excitando el humor del intelecto.
¡Me río de su verbo inexistente!

.

martes, 22 de agosto de 2017

Fuera lo supérfluo...

Tal vez una metáfora sencilla
que ponga el toque lírico al soneto,
o tal vez una anáfora que brilla
dejándola caer como en secreto.
.
Dejar el verso blanco de impurezas
con el rasguño escueto de las comas,
y descubrir las suaves sutilezas
que brotan envolviéndolo de aromas.
.
Sentir que aflora el verbo limpio y suave,
sin volantes ni música estridente,
que vuela y vuela libre como el ave:
vaporoso, sutil y transparente.
.
Que el poema destaque sin hechuras
de barrocos encajes de figuras.

.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Vuelo, vuelo y vuelo...

No concibo al viento susurrando balas
ni tampoco al mar producir hastío,
ni concibo amarte sin besar tus alas
.
que palpitan libres al albur del río.
Con mis dedos trémulos y tu amor profano
se condensa el aire de carnal rocío.
.
Me fulmina el éxtasis, ese instante arcano
que me eleva al cielo de tu piel violeta
donde habita el reino del ardor mundano.
.
Vuelo, vuelo y vuelo junto a ti, poeta,
entregada al fuego que tu amor me inspira,
que tu verso entona con su voz secreta.
.
Al llegar el alba, el pinzón suspira
musitando el canto del amanecer.
Se despide el sueño, el placer delira
esperando el vértigo de volverte a ver.

.

sábado, 12 de agosto de 2017

El vuelo de la duda...


Advierto entre las nubes un latido
que palpita ululante sobre el mar,
un desbocado eco pendular
que me invade, inalámbrico, el sentido.
.
Advierto el excitante sarpullido
que se desborda impúdico al notar
que pueda ser antojo del azar
ese vertiginoso recorrido.
.
Y saboreo el vuelo de la duda
imaginando auroras delirantes
entre acérrimas ráfagas de besos.
.
Que no pierdan los versos su fe muda
en este juego tántrico de amantes
que anhelan comulgar con los excesos.
.

domingo, 6 de agosto de 2017

La “Suite”...


Perdida entre sus brazos, temblando y medio rota,
sentí como unos labios me elevaban al cielo
libándome la miel que escanciaba mi anhelo,
y amé como una amante, una amante devota.
.
Broté como el relámpago, entonando una nota
que huyó entre los vapores de un armónico vuelo,
y anduve sorda y muda del recóndito duelo
tejido entre alabastros y querencia remota.
.
Convine que mi cuerpo en el suyo flotaba
tan dulce y sabiamente, que me olvidé de aquel
que algún día quisiera; y me armé de valor
.
huyendo enardecida hacia el hombre que amaba
(intrépido y fogoso, en la “suite” del hotel),
sabiendo que en las llamas se encontraba el amor.

.

sábado, 29 de julio de 2017

Libertad ( soneto blanco, blanco de impurezas y de rimas)

Tras mi separación ascendí al cielo,
me despedí del rol de moribunda
con una impertinencia sorprendente,
y penetré en el vértigo ignorado.
.
Tras mi separación me sentí viva.
Comencé a calibrar las excelencias
que el asombroso vuelo reclamaba,
 y me crecieron alas de emoción;
.
y me enfrenté al ejército bastardo
anclado en su vulgar maniqueísmo,
y superé las trabas, el acoso,
.
el quiero y no te quiero vergonzante,
y me dispuse intrépida a volar.
Ninguna decisión me fue tan fiel.

.