martes, 8 de marzo de 2016

PARA TODOS...


Al aire caprichoso y rubicundo
elevo este poema chapucero;
al amigo, al maestro, al vagabundo,
al poeta y al cómplice sincero.
Quisiera que volara por el mundo,
repartiendo entre sonrisas un te quiero.
De todas las personas soy creyente,
del gentil, el escéptico, el demente…
.
Aportaron enseñanzas que, subrayo,
demostraron mil veces humildad.
De los otros, corruptos, sí me callo,
con éstos me sublevo de verdad,
¡que el cielo les descargue ingente rayo!
A todos los demás brindo amistad.
Queridas y queridos, os suplico,
tomad estas octavas que os dedico.

.

2 comentarios:

  1. Bien recibidas y con mucha alegria, las pongo en mi libreta con tu permiso. Gracias, poeta. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Javier. Un abrazo, querido amigo.

      Eliminar