miércoles, 20 de mayo de 2015

POESÍAS

Detrás de la mampara de mis días
se oculta un paraíso en el infierno
poblado de embrujadas poesías
que bailan por mi mundo sempiterno.    

Penetran con ardiente paroxismo
al tórrido terreno en que me escondo,
lanzándome exiliada hacia un abismo
que brama enloquecido en lo más hondo.

Aturden mis sentidos, juguetean,
licuándome temblor y calentura
en mi frágil cordura, y me golpean,
arrastrando mi psique a la locura.

¡Oh, Talía, Melpómene, Erato,

desarmad al autor de este arrebato!

2 comentarios:

  1. Poeta que desarmas a tus lectores agradablemente. <8>

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Javier. Me alegra un montón que te guste. Un abrazo.

      Eliminar